¿Vacaciones para desconectar?

Ampliar imagen

Hoy es 3 de agosto y por fin arranco mis vacaciones de verano en familia con el objetivo de desconectar y disfrutar del sol que ya me espera con los “rayos” abiertos en la costa del Mediterráneo.

Un familiar nos acerca a la estación desde donde partimos puntualmente en un autobús nuevo y recién estrenado.  No puedo evitar fijarme en el detalle del tapizado del conducto superior que tan bien ejecutan mis compañeros y compañeras de KL Urretxu y reflexiono en silencio y con orgullo en que detrás de este lujoso autobús esta KL Katealegaia.

En el destino alquilamos un vehículo y tras cargar las maletas y asegurar a mi hija en el asiento con su marcaje isofix reconozco que es uno de los modelos que tampografiamos en KL Zarautz.

Llegados al hotel, hacemos el protocolario check-in en recepción y nos dirigimos al ascensor de que nos llevará a la 4º planta, ¡con vistas a la playa! nos asegura sonriente la recepcionista. Me fijo en que la caja de mecanismos del ascensor que montamos en la planta de KL Hernani esta visible a través de la moderna cristalera transparente que envuelve el ascensor.

En la puerta de entrada a nuestra habitación hay una cerradura electrónica instalada que tan bien conozco y que se fabrica en una de las secciones de KL Hernani. La comandamos sin problema desde nuestro móvil a través de la aplicación que acabamos de bajarnos en recepción. ¡Qué sinfín de posibilidades ofrece la tecnología!

Una vez dentro confirmamos las vistas prometidas, descargamos las maletas y valoramos positivamente el espacio de la cocina, especialmente la encimera de inducción con tecnología desarrollada por uno de los clientes con el que colaboramos en KL Bergara. ¡Bueno, instalados!

Salgo el último apagando las luces antes de salir disparado para la playa embadurnado en crema solar, veo que los interruptores pertenencen a una de las series que elaboramos en KL Errenteria, diseño moderno en línea con el resto.

Descansando en mi butaca, e-book en mano, en frente del mar, me recreo en la algarabía habitual de niños y mayores.  En el horizonte visiono un carguero, sin duda de grandes dimensiones, que parece de juguete ante la inmensidad del océano y pienso que seguramente estará equipado con alguna máquina rotativa de las que bobinamos en KL Tolosa.

De vuelta en el hotel y antes de la cena, pasamos por la piscina para refrescarnos y eliminar de encima la sal adherida.  En el fondo azulado de la misma observo el precioso mosaico de gresite que con el que trabajamos en KL Tolosa.

Para cenar y cansados como llegamos al final del día, viaje incluido, decidimos por unanimidad apuntarnos a unos bocatas en la cafetería del hotel…que tiene instalado uno de los hornos que montamos en nuestro centro de KL Irun y en el que nos aseguran pan recién horneado.

Ya en la cama y antes de caer en manos de Morfeo pienso en todas las cosas que hacemos en KL katealegaia y me pregunto…¿desconectaré del trabajo para el termino de mis vacaciones?