Programa Landuz

Ampliar imagen

Hablamos con Mohamed, un trabajador recién incorporado a Katealegaia a través del programa Landuz de ayuda a personas en riesgo de exclusión socio laboral. Con el fin de conocer su historia de superación personal y cómo llegó a formar parte de KL, decido acercarme a la planta de KL Tolosa en la que trabaja como soldador. Esta es su historia de superación.

Mohamed nació en un pequeño pueblo a 15 km de la capital de Marruecos, en el seno de una familia sin demasiados recursos. Con 10 años se vio obligado a trabajar, junto con sus 8 hermanos, para poder salir adelante. Debido a la escasez de derechos en Marruecos, decidió trasladarse a Melilla. Allí pasó 7 años como mulero en la frontera, hasta que decidió dar un paso adelante en busca de un futuro mejor. Consiguió un visado como turista, llegó a España, le gustó Gipuzkoa y se instaló aquí.

Debido a su complicada situación, se vio obligado a vivir en precariedad. Durante esta etapa, también sirvió como voluntario para distintas ONG´s de ayuda a personas con discapacidad, mientras estudiaba pintura y un módulo de cocina y geriatría, pero no consiguió solucionar su situación personal.

Decidió apostar por una doble formación certificada de profesionalidad como soldador. De esta manera, y gracias a Cáritas Tolosa, pudo tener un primer contacto con Katealegaia. Entró a formar parte del programa Landuz y se incorporó a la plantilla de Katealegaia. Actualmente, posee de un contrato de seis meses con vistas a un futuro laboral mejor y con mejores condiciones.