Pablo Rapado: “Es inspirador ver como cada vez más personas se interesan por esta otra manera de hacer y disfrutar cine”

Ampliar imagen

Mi nombre es Pablo Rapado y soy sordo. Durante mi infancia viví en San Sebastián y allí fue donde aprendí a hablar gracias al colegio para personas sordas de Aransgi. Más tarde, aprendí Lengua de Signos para comunicarme con los amigos sordos. Con el paso de los años me mudé a Valladolid, donde he vivido gran parte de mi vida adulta, junto a mi familia. Recientemente, y debido a motivos personales, decidí volver a Gipuzkoa y embarcarme en un nuevo proyecto de vida profesional. Me asenté en Zizurkil, y con la ayuda de un conocido, entré KL katealegaia, poniendo así fin a dos años de paro.

Durante los 6 años que llevo en KL, he trabajado en el taller de KL Urretxu, más tarde en el taller de KL Tolosa, y actualmente trabajo en el taller de KL Lazkao.

Me gusta KL y su proyecto, porque se centra en las personas con discapacidad. Un espacio en el que perfiles del colectivo de personas sordas como yo, tenemos un espacio donde poder trabajar y desarrollarnos profesionalmente.

En el taller de Lazkao mi trabajo se centra en la revisión visual de calidad de piezas. Ahora, además, soy delegado. En todo lo que hacemos, se me brindan las mismas oportunidades que al resto de mis compañeros y compañeras. La comunicación con ellos la hago con ayuda de una mediadora, aunque también se leer los labios y comunicarme oralmente con ellos. Siempre ha habido buena relación entre todos/as.

Además de mi trabajo en KL, soy socio de Gainditzen, la Asociación de Personas Sordas de Tolosaldea Goierri desde hace ya tres años, siendo parte de la Directiva de la Asociación. Hacemos diferentes tipos de eventos recreativos y culturales como campeonatos de pádel o futbol para las personas sordas y a su vez sensibilizar a la población de Tolosa sobre este colectivo. Un ejemplo de ello es el Festival de Cine Internacional en Lengua de Signos de Tolosa.

Se trata de un Festival anual e internacional al que acuden directores/as, actrices y actores, productores/as y guionistas e intérpretes de lengua de signos, mediadores/as de diferentes países, con un total de 23 proyecciones de cortometrajes elaborados desde países como Colombia, Francia, Reino Unido, España, India…

Cada cortometraje está realizado en Lengua de Signos, y todas las proyecciones cuentan con subtítulos para hacerlos accesibles tanto al público oyente como sordo. Esta ha sido su duodécima edición, y acudieron más de 300 personas sordas y oyentes.

Resulta todo un logro, y es inspirador ver como cada vez más personas se interesan por esta otra manera de hacer y disfrutar cine. Ojalá en los próximos años esta cifra aumente, y logremos más visibilidad. Desde aquí os invito a todos y a todas a participar en el próximo Festival de Cine Internacional de Lengua de Signos de Tolosa.

Rapado disfrutar cine